Los malheridos, los bien amados, los traidores de Alberto García-Alix

Nuestra colaboradora Isabel Hernández, fotógrafa, escritora y librera especializada en fotografía, nos regala una nueva reseña. En esta ocasión, nos recomienda el libro Los malheridos, los bien amados, los traidores de Alberto García-Alix, publicado en el año 1993.

Alberto García-Alix, Premio Nacional de Fotografía en 1999, es el retratista español más importante de su generación, marcada por la movida madrileña. Su fotografía directa, atrevida y cruda como la vida misma, gira, en su mayor parte, en torno al retrato.

A continuación, os mostramos su libro Los malheridos, los bien amados, los traidores, realizado en el año 1993.

Retrato de una mujer incluido en el libro Los malheridos, los bien amados, los traidores de Alberto García-Alix.
© Alberto García-Alix.

Los malheridos, los bien amados, los traidores

La intuición se estrena con la vida, pero para eso hay que saber mirar y no de cualquier forma, sino de frente, con la virtud del malherido, del que ha ganado tiempo a fuerza de ser consciente de que las mejores fotografías también se escapan, del que ha sabido hacer del margen su reino y ha compartido con generosidad su corazón en cada foto. Alberto García-Alix ha sabido abrirse paso hasta nombrar lo que esconde el límite en una bella y desgarradora escala de grises. Su mirada ilumina lo que hay de verdad en ese instante de complicidad en el que se construye la imagen y por suerte la imagen se hizo libro. Arquitecto de una mitología de proximidad, donde la gente es gente y el retrato es una señal de stop, estamos ante un fotógrafo que se ha hecho un hueco entre las generaciones que ahora heredamos su mirada, sintiendo que no estamos ante una persona común, sino ante un seductor que te hace el amor con las imágenes y te hace pedir más. Es imposible no detenerse a mirar a quien nos mira, aquellos que retratados por él nos retan: desafiantes, soñadores, ensimismados, nosotros, pobres diablos, hemos caído presas del deseo de otro, pedimos que el libro no se acabe nunca, ni tampoco el arañazo que provocan todos y cada uno de sus retratos.

Los malheridos, los bien amados, los traidores, además de libro, fue exposición, una exposición que me hubiera gustado ver, pero que me pilló ajena, joven e ignorante. Me redimo ahora y me digo que los libros, o por lo menos yo lo veo así, son exposiciones portables que se abrazan, con las que te quedas conversando hasta altas horas de la noche, que a veces acaricias y en las que te gustaría quedarte a vivir algunas tardes lentas de verano. Que nadie me moleste que tengo la suerte de estar a solas con la mirada de alguien que abraza igual que fotografía, con todo el cuerpo.

Qué difícil es encontrar en lo fotográfico, libros con textos que se deslicen suaves y nos quiten el aliento, como quien besa a un amante del que no quiere despedirse. Este libro es la prueba de que el texto puede acompañar a las imágenes al mismo nivel, un texto que es imposible no escuchar en su voz, porque hay ritmo en la secuencia, el mismo ritmo que hay en sus imágenes, el mismo ritmo de su cuerpo aproximándose al otro como quien sale al encuentro de lo auténtico.

Este libro es una invitación al recuerdo íntimo de una existencia plena de gente, echar la vista atrás nunca tuvo un formato tan pleno de complicidad ante lo verdaderamente importante: nuestra vida.

Isabel Hernández.
  • Cubierta del libro Los malheridos, los bien amados, los traidores de Alberto García-Alix
  • Interior del libro Los malheridos, los bien amados, los traidores de Alberto García-Alix
  • Interior del libro Los malheridos, los bien amados, los traidores de Alberto García-Alix
  • Interior del libro Los malheridos, los bien amados, los traidores de Alberto García-Alix
  • Interior del libro Los malheridos, los bien amados, los traidores
  • Interior del libro Los malheridos, los bien amados, los traidores
  • Interior del libro Los malheridos, los bien amados, los traidores
  • Interior del libro Los malheridos, los bien amados, los traidores

Los malheridos, los bien amados, los traidores.
Universidad de Valencia, Universidad de Salamanca, Tripulación, 1993-1994.
Número de páginas: 76.
Tamaño: 22 x 24 cm.
Fotografías: Alberto García-Alix.
Textos: Alberto Luna, Alberto García-Alix y Francisco Rivas.
Tipo de encuadernación: cartoné.
Idioma: español.

Aprovechamos la ocasión para recomendaros su exposición Fantasías del Prado en el Real Jardín Botánico de Madrid, que se podrá visitar hasta el 28 de agosto de 2022, como parte de la programación del festival PHotoESPAÑA.

Datos de interés:

Sitio web de Alberto García-Alix.
Perfil de Instagram de Alberto García-Alix.

Queremos saber tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.


Go to top